martes, 3 de agosto de 2010

Pan y Vino

Se coacciona el pensamiento
de la almora
acristalada,
alzada en el cuerpo
abierto,
inmolado,
traspasado,
juzgado,
rechazado,
y hecho suerte al adverbio de cántaro,
de espíritu y sangre,
abatido por el vendaval
de la higuerilla melancólica
cubierta de deseo de muerte.

Anda, deja que se haga tu voluntad
y no la mía
en tu pacto,
de la toma venenosa,
de la fuente de la vida,
el oráculo de la felicidad e infelicidad
manchada,
deplorada,
desflorada
en el acantilado Golgótico
Pestecontada en el preámbulo
del verbo hecho carne
y huesos,
andante para el hijo del hombre
amamanta a éste
in confundido
inconverso,
clavado en el madero
de arco iris
de tu sonrisa,
de fuego de tu miel,
de ciervo en el desierto,
de las palabras mudas
apresando el corazón a un dulce morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada